errores tiendas online

9 errores imperdonables que harán que tu negocio online no funcione

A pesar de que le has dedicado mucho tiempo y esfuerzo para  lanzar tu negocio, la realidad es que no has podido vender nada por tu sito web.  🙁

Pero lo peor de todo no es eso, sino que no tienes ni idea de qué es lo que estás haciendo mal.

Este es el caso de mucho

Bien, regalanos unos minutos para leer el artículo que preparamos para tu. Y es que en este post analizamos los 9 errores más comunes (y algunos imperdonables) a la hora de vender por Internet.

Si algo falla en tu negocio, lo más probable es que encuentres la solución entre las líneas que tienes delante.

CONFUNDIR LA PLATAFORMA CON EL NEGOCIO

Quizás esto te haya sonado extraño, pero te aseguramos que es bastante más habitual de lo que piensas.

Muchas personas creen que solo por tener la plataforma, sea un blog o una tienda online, ya tienen un negocio online en pleno funcionamiento.

Esto se debe en parte a la enorme cantidad de mitos que existen sobre cómo ganar dinero por Internet. Y es que por desgracia, todavía hay gente que se cree que en 3 meses puedes ser millonario y que no tendrás que volver a trabajar en tu vida. Alentados por toda esta serie de ideas, montan webs sin tener muy claro qué están haciendo.

Tener una página web no significa que tengas un negocio online; en cambio, tener clientes que compran tus productos y/o servicios a través de una página web sí que lo es.

Si quieres vender por Internet tienes que entender que la web es solo una pieza del puzle, tus esfuerzos se deben en centrar en otros objetivos:

  • Definir bien tu modelo de negocio.
  • Estudiar tu mercado.
  • Ver cuál va a ser tu público objetivo.
  • En qué basarás tu estrategia de captación de clientes.

Si todo esto que te acabamos de decir te ha dejado un poco descolocado, lee este post sobre cómo montar un negocio online. En él te explicamos el proceso de forma global, lo que te ayudará a entender con perspectiva lo que tienes que hacer.

ENAMORARTE DE LO QUE VENDES

Mi producto…

Mi producto…

Mi producto…

Tal cuál si fueses Gollum de El Señor de los Anillos.

Un error muy habitual a la hora de vender por Internet es pensar que tenemos un producto o servicio maravilloso que se va a vender solo.

Aquí hay un error de enfoque y es que antes de pensar en lo que necesita o quiere tu cliente, estás intentando vender lo que tú piensas que es bueno. De ahí el error.

Un negocio (tanto online como offline) se basa en resolver problemas, en cubrir necesidades. Por eso, la clave para vender es saber qué vender. Y para eso necesitas escuchar a tus clientes y averiguar qué es lo que les hace falta.

Cuando sepas eso, sí estarás en condiciones de buscar o crear un producto o servicio.

Un consejo: enamórate siempre antes de tu cliente que de cualquier otro aspecto de tu negocio (y eso te incluye). 😉

NO UTILIZAR UNA ESTRATEGIA DE INBOUND MARKETING

¿Quién no está cansado de la publicidad?

Nos persigue por todos lados. En la televisión, en la revistas, en el buzón, en las calles, en los autobuses… y, por supuesto, también en Internet.

La publicidad tradicional ha llegado hasta tal punto de masificación que ha perdido efectividad. Pero a la gente ya no le vale solo con que la “persigas”, quiere algo más. En este contexto nace el inbound marketing.

El inbound marketing es una estrategia que tiene como objetivo captar clientes de una forma no intrusiva para que el primer contacto que la persona tenga con la marca no sea negativo.

¿Cómo?

Atrayendo a los clientes ofreciéndoles contenidos de calidad e interesantes de forma gratuita.

Con un ejemplo se entiende mucho mejor.

Imagínate que somos una empresa de hosting (mira tú que casualidad). 😉

Como nuestro público objetivo son emprendedores o startups, para atraer clientes creamos un blog en el que escribimos sobre temas que le interesan a nuestro cliente ideal o buyer persona. Entonces, además de hablar de servidos o aspectos técnicos, también creamos contenidos sobre marketing digital, blogging y negocios online.

Cuando un emprendedor busque en Internet información acerca de estos temas, encontrará nuestros artículos y así conocerá nuestra marca.

Y ese será el inicio de una bonita amistad en la que es posible que esa persona se convierta en nuestro cliente.

 

NO USAR EMBUDOS DE VENTA

Si te fijas, en la frase de antes hemos utilizado esta expresión: “y ese será el inicio de…”.

Y es que es así, después de que la persona haya entrado en contacto con nuestra marca, empieza una nueva fase. ¿O crees que porque se haya leído un post ya se va a convertir en nuestro cliente?

Ojalá fue así de fácil, pero no.

Ahora que hemos conseguido atraerlo hacia nuestra web, necesitamos que siga avanzando por el embudo de venta para que se convierta en nuestro cliente.

¿Qué es un funnel o embudo de venta?

Un embudo es la representación teórica de los pasos que atraviesa una persona desde que nos conoce hasta que nos compra. Entender ese recorrido, (la buyer’s journey) hará que te sea más fácil ofrecerle la información que necesita para que al final se convierta en cliente. Las fases son las siguientes:

  • Awareness: el usuario se da cuenta de que necesita algo o tiene un problema. Eso le lleva a buscar información por Internet para ver cómo lo puede solventar. Por ejemplo, alguien que acabe de averiguar que necesita tener un hosting y un dominio para tener una página web, lo más lógico es que empiece a buscar artículos del tipo, “qué es un hosting” o “cómo elegir un buen nombre de dominio”.
  • Consideration: ya tiene más definida cuál es su necesidad exacta. Ahora evalúa qué solución (el producto o servicio) es mejor. Por ejemplo, aquí puede buscar información acerca de los distintos tipos de hosting que hay.
  • Decision: con todas las cartas sobre la mesa, elige.

Para vender por Internet es muy importante que tengas claras las fases del embudo, porque es lo que hará que todas esas visitas que te llegan desde el blog, acaben siendo clientes. Si quieres leer más acerca de este tema, entra en este post.

 

DESCONOCER QUÉ ES LO QUE HACE A UNA PERSONA COMPRAR

Como acabas de ver, para que un usuario acabe comprando, tienes que ir dándole la información que necesita en cada momento para que pueda tomar una decisión. Pero otro punto muy importante es que junto con esa información, hay otro ingrediente esencial que necesitas generar por toneladas: confianza.

Sí, ganarte la confianza de la persona es esencial para que al final se decante por ti. De hecho, lo normal es que de entre todas las opciones que tiene, elija la que mayor confianza le haya despertado.

Te damos ideas acerca de cómo puedes generar confianza.

  • Testimonios o pruebas sociales: básicos e imprescindibles. Poner el testimonio de personas que ya han trabajado contigo o han comprado, hará que el usuario se sienta mucho más convencido de que lo que le ofreces es bueno.
  • Logos: de apariciones en otros blogs, eventos o medios de comunicación. Esto hace que se refuerce tu posición como referente en el mercado.
  • Casos de éxito: presenta los resultados que un cliente ha obtenido al trabajar contigo. Eso ayuda a que la persona se visualice obteniendo esos beneficios y te da más autoridad.
  • Déjate ver: no hay nada peor para vender por Internet que esconderse. Pon fotos tuyas o de tu equipo y ten siempre una página de “Sobre mí” o Acerca de”. Otra buena opción es que utilices una estrategia de vídeo marketing y des webinars en directo para que la persona te pueda ver.

Da igual el tipo de negocio que tengas, si no trabajas este aspecto, cuando llegue la hora de la verdad el usuario tendrá dudas y se echará para atrás.

 

NO TRABAJAR TU PROPUESTA DE VALOR

¿Cuántas personas o empresas hay por Internet vendiendo productos o servicios parecidos a los tuyos?

Seguro que unas cuantas.

Por eso es tan importante que trabajes tu propuesta de valor.

Tu propuesta de valor es tu mensaje principal de venta. Dicho de otra manera, tu propuesta de valor es lo que tiene que indicarle a un cliente por qué debe comprarte a ti y no a la competencia.

En concreto, debe explicar 3 puntos:

  • El problema que resuelves: recuerda que ya vimos que un negocio consiste en resolver necesidades.
  • El beneficio de trabajar contigo: ten en cuenta que los beneficios no son características. Piensa en cómo cambiarás la vida de tu cliente (le ahorrarás dinero, le harás ganar tiempo, estará más guapo…).
  • La diferencia: por qué deben hacerlo contigo. Qué tienes tú que no tienen los demás.

Este es uno de los aspectos básicos que debes pulir antes de lanzar tu negocio. Si no tienes este mensaje claro, solo serás uno más del mercado.

 

SER FLAT

Ya te hemos hablado de inbound marketing, de tener una estrategia de contenidos y de embudos de venta. Y si te fijas, en todo momento estamos mandando información al cliente.

Otro de los errores más habituales es que satures a tus suscriptores con información que no les interesa y terminen desconectando. Aunque se habla mucho acerca de la cantidad de emails que se debe mandar para que esto no ocurra, más que en el número, en lo que te debes centrar es en la calidad de lo que envías.

Si solo mandas un email a la semana, pero resulta que siempre te dedicas a hablar de tus productos o servicios, el suscriptor ni abrirá el email. En cambio, si le envías contenidos de calidad y que sí le interesan (de aquí la importancia de segmentar), no tendrá problema en recibir más emails.

 

¿ATENCIÓN AL CLIENTE? A QUIÉN LE IMPORTA ESO…

Otro fallo gordísimo y que puede hacer que tu negocio se tambalee.

Aunque estés vendiendo por Internet, la realidad es que detrás de la pantalla son personas las que te compran. Personas que esperan que si tienen un problema, tú les des una respuesta.

De hecho, hay estudios que aseguran que el 55% de los consumidores están dispuestos a pagar más por una buena experiencia garantizada.

¿Cuáles son los fallos que suelen ser más habituales?

  • No responder a las preguntas del cliente o tardar muchísimo en hacerlo.
  • No preocuparte de su experiencia después de la venta.
  • No saber gestionar una queja.
  • Etc.

NO SABES QUIÉN ES TU CLIENTE

Y dejamos para el final el más grande problema, pero también el más habitual.

Arrancas tu negocio online con la intención de venderle a todo el mundo. Da igual quién sea, seguro que tú tienes algo que puedes venderle. A más clientes, más opciones de vender, ¿no?

Sentimos decirte que salvo que seas Coca Cola o una multinacional por el estilo, vender al ancho mundo es la peor estrategia que puedes usar.

Al contrario, lo que necesitas es especializarte y segmentar. Centrarte en un público objetivo para ofrecer una experiencia mucho más personalizada y específica sobre lo que ellos necesitan.

Y cuanto más específico, más efectivo.

Si intentas venderle a todo el mundo, tu propuesta de valor será muy generalista. Tu diferenciación se evaporará y el cliente no entenderá qué tienes de especial.

Si ahora estás empezando con tu negocio online, piensa que lo primero que debes definir es lo siguiente:

  • La especialización.
  • La propuesta de valor (esto ya implica un estudio de la competencia).
  • Tu buyer persona o cliente ideal.

Sí te gustó el post comparte 🙂

Pichetas Autor

Mi nombre es Enrique Caballero, nacido en Cozumel y actualmente prestado a Mérida Yucatán. Soy un diseñador de estrategias, especialista en marketing digital, social media manager de tiempo completo. Actualmente director y cofundador de Social 33 Strategy Lab + Communication Studio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *